BMW se despedirá en 2019 del diésel en EE.UU., pero seguirá apostando por el gasóleo en Europa... de momento

BMW se despedirá en 2019 del diésel en EE.UU., pero seguirá apostando por el gasóleo en Europa... de momento

Publicidad

Ya son varias las marcas que han anunciado que dirán adiós a los motores diésel. La primera en hacerlo ha sido Toyota, seguida de Volvo y ahora se sumará BMW, aunque, por el momento, el abandono de los motores de gasóleo del fabricante bávaro se limitará al mercado estadounidense.

El ocaso del diésel, sigue su curso. Precisamente EE.UU. es uno de los mercados donde el gasóleo nunca ha sido visto con buenos ojos, ya que sus políticas medioambientales, por tradición, han tenido más en cuenta las emisiones de óxidos de nitrógeno. Por ello, no es de extrañar que BMW busque amoldar su estrategia en uno de sus principales mercados.

Este 2018 será el último año en el que el fabricante germano comercialice en suelo estadounidense propulsores diésel, los cuales pasarán a mejor vida en sus nuevos lanzamientos para dar prioridad a los modelos eléctricos e híbridos enchufables. Y el primero en estrenar esta tendencia al otro lado del charco será la nueva generación del BMW X5.

Ningún diésel y más versiones PHEV

BMW X5 xDrive45e

Así lo ha confirmado Alex Schmuck, portavoz de BMW en EE.UU, a The Car Connection durante la presentación de la cuarta entrega del SUV, que ha tenido lugar recientemente en Atlanta (Georgia). A diferencia de Europa, cuya llegada al mercado se ha fijado para noviembre, el BMW X5 desembarcará en los concesionarios norteamericanos en 2019 y su oferta mecánica se reducirá a propulsores de gasolina, así como a versiones de reducidas emisiones.

"Estamos poniendo nuestra apuesta más fuerte en los híbridos enchufables", comentaba para el medio americano Schmuck. Con ello, se refiere obviamente al BMW X5 xDrive45e, que acaba de desvelar sus secretos y que hará gala de una autonomía eléctrica de hasta 80 kilómetros.

BMW X5 xDrive45e

La variante PHEV del BMW X5 combina un motor gasolina de seis cilindros en línea con el sistema eDrive, que aglutina un motor eléctrico y una batería de ión-litio con generosa capacidad, ofreciendo un total de 394 CV de potencia. Sus emisiones, serán de lo más ajustado, reduciéndose a 49 g/km de CO2 en ciclo WLTP convertido a NEDC.

Así, es de esperar que, en un primer momento, la oferta mecánica del BMW X5 en norteamérica se reduzca al xDrive40i, que monta un motor gasolina de 340 CV a un máximo de 5.500 rpm, con un par motor de 450 Nm disponible entre las 1.500 y las 5.200 vueltas. Por su parte, dentro de un año y medio llegará la variante híbrida enchufable, mientras que en Europa lo hará el próximo año.

BMW sigue apostando por el gasóleo en Europa... por ahora

BMW X5 2018 en la arena

Pese al cariz que ha tomado el panorama automovilístico en Europa de cara a los modelos diésel, que se está materializando en restricciones para los vehículos de gasóleo en algunas ciudades europeas, como es el caso de las alemanas Frankfurt, Hamburgo o Stuttgart, BMW seguirá por el momento incluyendo mecánicas diésel en el Viejo Continente.

Prueba de ello la encontramos precisamente en el BMW X5 2018, que se ofrecerá en su lanzamiento asociado a dos propulsores de gasóleo, correspondiente a las variantes xDrive30d y M50d, y sólo uno de gasolina. De hecho la opción más potente de la gama, en esta primera fase de su comercialización, será el segundo mencionado, que hace gala de 400 CV y es capaz de alcanzar los 250 km/h de velocidad punta.

Sin embargo, la tendencia de dar prioridad a la gasolina, así como a mecánicas más respetuosas con el medio ambiente, también se está empezando a notar en Europa. Sirva de ejemplo la nueva variante gasolina M35i que acaba de incorporar el BMW X2, la cual se convierte en la versión más pasional de la familia del pequeño SUV. Hasta el momento, la gama contaba con dos diésel y dos gasolina, por lo que la balanza en número de efectivos se inclina ahora hacia los segundos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio