Daimler hizo trampas espiando a Tesla: alquiló a un particular que no sabía nada un Model X para despiezarlo, según Spiegel

Daimler hizo trampas espiando a Tesla: alquiló a un particular que no sabía nada un Model X para despiezarlo, según Spiegel

Publicidad

Cuando un fabricante desarrolla un nuevo vehículo es habitual que su departamento de I+D se haga con modelos rivales, ya sea para compararlos o bien desmontarlos y ver qué solución aportó la competencia a un determinado problema. Algunos compran el modelo directamente a la marca rival y otros lo hacen vía un particular para que no se sepa.

Daimler, en el desarrollo de su gama eléctrica Mercedes EQ habría, según cuentan en Spiegel, utilizado un método menos habitual y sobre todo un tanto tacaño para hacerse con un Tesla Model X.

Manfred, ve a por un coche...

Tesla Model X

Que un fabricante se haga con coches de la competencia para compararlo o desstriparlo mientras desarrolla el suyo es habitual en la industria. Muchas veces, una marca compra el coche de un rival para saber si se han enfrentado igual a un mismo problema o simplemente para saber si llevan ventaja o retraso sobre ese rival. Las razones para hacerse con uno son variadas.

Pero cuando una marca se adentra en un segmento totalmente nuevo para ella o en el que hace décadas que ya no estaba presente, es aún más común que mire cómo está la competencia. A veces se esconden al hacerlo, como Honda que para el desarrollo del NSX se hizo con un Porsche 911 comprado vía un particular, pero en Porsche se dieron cuenta... Otras veces no se esconden, como Ford que abiertamente compró un Tesla Model X, aunque pagó 55.000 dólares más que el precio de venta oficial.

Es habitual en la industria que un fabricante destripe el producto de la competencia.

Mercedes-Benz también mete mano a coches de la competencia, pero para el desarrollo de su primero modelo EQ, su SUV 100 % eléctrico, no compró un Tesla Model X. Según cuentan en Spiegel, alquiló para varias semanas el Tesla Model X a la compañía alemana Sixt. No sería un dato especial sino fuese porque los chicos de I+D de Daimler desmontaron el coche por completo para estudiar todas sus entrañas y lo volvieron a montar para devolverlo a Sixt.

¿Qué ha pasado con mi Tesla?

plataforma tesla model x

No es muy ético, pero la cosa se complica cuando se descubre que el Tesla Model X destripado y remontado no era de Sixt sino de un particular. No es algo habitual, pero ante la demanda y la falta de vehículos, Sixt habría alquilado el Model X a una familia de Baviera.

El Tesla Model X destripado y remontado no era de Sixt sino de un particular

Monika Kindlein y Manfred van Rinsum poseen tres Tesla y el pasado mes de junio recibieron una llamada de Sixt. La empresa alemana quería alquilar por una duración de siete semanas el más caro de los tres, el Model X para unos de sus clientes. “Parecía un buen trato, sobre todo porque”, dicen, “quizá podría llevar a más oportunidades”.

Según la información de Spiegel, Sixt asegura que la marca sometió el Model X a duros tests en el circuito de pruebas de Sindelfingen, a temperaturas extremas y pruebas de vibraciones. Al parecer, también condujeron el coche hasta Barcelona, quién sabe si además de la prueba en condiciones reales de uso no lo probaron en IDIADA (Mercedes-Benz es uno de los habituales de estas instalaciones de pruebas).

Sixt asegura que estas prácticas no estaban previstas en el contraro de alquiler. Sixt habría pagado una compensación a los dueños del Model X, pero estima que Daimler debería pagar por el arreglo de los daños que sufrió el coche, cuya factura sería superior a los 100.000 euros. De todos modos, lo mejor sería que les comprasen un Model X nuevo, este nunca volverá a ser lo que fue.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio