Se confirma una nueva muerte por un airbag Takata y Ford pide a 2.900 propietarios que no conduzcan

Se confirma una nueva muerte por un airbag Takata y Ford pide a 2.900 propietarios que no conduzcan

Publicidad

La marca del óvalo ha comunicado la segunda muerte en sus vehículos causada por airbags Takata defectuosos montados en dos Ford Ranger y fabricados además el mismo día. Con esta ya son 21 las víctimas mortales.

Ford ha identificado alrededor de 3.000 Ford Ranger del año 2006 en Estados Unidos, "con infladores de bolsas de aire que presentan un mayor riesgo de ruptura en caso de un choque" y ha instado a sus dueños a que no conduzcan los vehículos, tal y como desprende el comunicado.

3.000 Ford Ranger que no deben ser conducidos

takata

Hace tan solo unos días conocíamos que la arruinada Takata había protagonizado otra llamada a revisión masiva, en concreto 3,3 millones de airbags defectuosos montados en vehículos fabricados por Honda, Toyota, Audi, BMW, Daimler Vans, Fiat Chrysler, Ford, General Motors, Jaguar-Land Rover, Mazda, Mercedes-Benz, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Tesla, entre 2009 y 2010.

La llamada a revisión más reciente tuvo lugar ayer, cuando Ford aconsejó a los propietarios de modelos Ford Ranger de 2006 "que dejen de conducir los vehículos" ya que se han identificado alrededor de 3.000 unidades equipadas con airbags Takata que presentan un mayor riesgo de ruptura en caso de choque.

Estos vehículos fueron construidos en Twin Cities Assembly Plant (Mineápolis) desde el 10 de agosto de 2005 hasta el 15 de diciembre de 2005.

La cifra de muertes relacionadas con la pieza defectuosa del activador del airbag se elevaba a 20, además de más de 180 personas heridas, y ahora hay que lamentar una más en Virginia. Esto es lo que ha comunicado Ford:

"Ford está tomando esta medida porque ha habido dos muertes causadas por las rupturas del inflador del airbag del conductor de los airbags Takata construidos el mismo día. El 22 de diciembre, se notificó a Ford de un accidente en Virginia Occidental ocurrido el 1 de julio de 2017 y que involucraba a un Ford Ranger 2006 fabricado en Norteamérica con un inflador Takata no deshidratado del lado del conductor. Ford inspeccionó el vehículo el 27 de diciembre, confirmó que el inflador se rompió y causó la muerte de un conductor y lo notificó a NHTSA. Esta es la segunda muerte comunicada a Ford debido a una ruptura del inflador Takata. La muerte anterior se informó en enero de 2016".

takata airbag

Recordemos que según investigaciones independientes y los expertos independientes de la NHTSA, se llegó a la conclusión de que los infladores de bolsas de aire frontales marca Takata no deshidratados no implicaban un riesgo excesivo para la seguridad hasta que el propulsor alcanzara cierto grado de deterioro.

Tal y como informa Reuters, en 2017, la fiscalía de Detroit acusó a tres ex altos ejecutivos de Takata de falsificar los resultados de las pruebas para ocultar el defecto del inflador. Ninguno ha viajado a los Estados Unidos para enfrentar cargos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio