Bill Gates quiere que llenes el depósito con combustible extraído... ¡del aire!

Bill Gates quiere que llenes el depósito con combustible extraído... ¡del aire!

Publicidad

La utopía de comercializar combustibles obtenidos exclusivamente con luz solar, agua y dióxido de carbono (CO₂) comienza ser algo menos inalcanzable. Para lograrlo, la ciencia trata de imitar lo que las plantas hacen: capturar la energía solar y almacenarla en enlaces químicos mediante la división del agua y el CO₂.

Conocemos investigaciones que quieren llevarlo a cabo a través del almacenamiento de la energía solar; otros, como Bill Gates, quieren extraer a gran escala el CO₂ para sintetizarlo en una mezcla que hará funcionar nuestros vehículos. Es lo que se describe como "mecanización de la fotosíntesis".

Del aire a nuestro depósito

Pilot Plant Min

El multimillonario Bill Gates es muy activo en el terreno de la ciencia y se involucra con frecuencia en investigaciones muy ambiciosas. Hace unos meses se hacía eco de un proyecto que busca impulsar nuestros aviones, barcos y vehículos terrestres gracias al enorme poder de la energía solar. "Llega más energía del sol a la Tierra en una hora que la que los seres humanos utilizamos en un año", reflexionaba en voz alta a través de su Twitter:

Tal y como nos desvela The Guardian, el cofundador de Microsoft se ha asociado con el físico de Harvard David Keith y el magnate petrolero Norman Murray para llevar a cabo una idea ambiciosa. Se trata de extraer el CO₂ de nuestro aire a través de ventiladores gigantes y convertirlo en el diésel y la gasolina que alimenten nuestros medios de transporte.

Carbon Engineering Fuente: Carbon Engineering.

Para llegar a esto, el éxito del proceso denominado "mecanización de la fotosíntesis" resulta indispensable. Es el proceso Aire a Combustibles (A2F), que necesita, según los investigadores, 100 veces menos tierra y agua que los biocombustibles, y que supondría además un complemento a los vehículos eléctricos:

"A2F es una tecnología potencialmente innovadora, que si se escala con éxito nos permitirá aprovechar la electricidad renovable intermitente y barata para impulsar la síntesis de combustibles líquidos que son compatibles con la infraestructura y los motores modernos", dice Geoff Holmes de Carbon Engineering.

Sol

Esta empresa fue creada en 2009 por Keith, Gates y Murray, y ha alcanzado un hito: la construcción de un enorme prototipo de planta con grandes ventiladores que ha estado extrayendo alrededor de una tonelada de CO₂ puro cada día durante un año. Junto a la compañía energética californiana Greyrock ha comenzado a poner en práctica el proceso A2F, sintetizando una mezcla de diésel y gasolina usando únicamente ese CO₂ capturado y añadiendo un proceso de electrólisis. Así lo describen en su página web:

"Primero, nuestro proceso DAC [Captura Directa de Aire por sus siglas en inglés] captura y purifica el CO₂ del aire atmosférico. En segundo lugar, la electricidad limpia (como la energía solar fotovoltaica) se utiliza para electrolizar agua y generar hidrógeno. En tercer lugar, el CO₂ y el hidrógeno se reaccionan termocatalíticamente para producir gas de síntesis, y se reaccionan de nuevo para producir hidrocarburos. En principio, se puede generar una gran variedad de hidrocarburos, pero nuestro enfoque se centra principalmente en el diésel y el combustible para aviones".

Esta planta piloto supone la oportunidad de hacer de la fabricación de combustibles sintéticos un proceso a gran escala. El siguiente paso es recaudar dinero, ampliar y comercializar el proceso utilizando electricidad baja en carbono como la energía solar fotovoltaica.

La start-up suiza Climeworks utiliza una técnica similar e instaló a finales de 2017 una planta piloto en Islandia, la primera planta con emisiones negativas de CO₂, es decir, que consumirá más dióxido de carbono del que emitirá a la atmósfera.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio