Más SUV, más coches eléctricos y miles de despidos: así es el plan estratégico de Ford Europa

Más SUV, más coches eléctricos y miles de despidos: así es el plan estratégico de Ford Europa

Publicidad

Ford ha presentado hoy su nuevo plan estratégico para Europa en Colonia (Alemania). A partir de ahora, Ford se centrará en los segmentos y mercados que más rentabilidad le dan para conseguir un margen operativo en Europa del 6 %. Inevitablemente, esto pasa por dejar de fabricar los modelos que menos se venden lo que hace peligrar “miles de puestos de trabajo”, según Steven Armstrong, Vice Presidente del grupo para Europa, África y Oriente Medio.

En términos de producto, Ford se centrará en tres áreas. La primera es consolidar su posición como líder europeo en el segmento de los industriales ligeros, con modelos como el Ford Transit. En ese aspecto el acuerdo con Volkswagen es crucial para la marca.

La segunda es reorganizar la oferta de vehículos para el mercado europeo respondiendo a las demandas de los clientes. Esto significa cada vez más SUV, sin renunciar al segmento de los compactos y utilitarios. Pero también significa la confirmación del cese de la producción de los Ford C-Max y Grand C-Max (salen de la factoría de Saarlouis) y la posible no renovación del Ford Mondeo, ya que el segmento de las berlinas no es muy boyante actualmente.

La tercera área es la que en Ford llaman “imports”. Y se compondrá de una serie de vehículos icónicos y estaodunidenses destinados a crear imagen. Serán coches halo. Al Ford Mustang y al Ford Edge se les unirá en abril de 2019 un nuevo SUV como representantes del área Import (quizá sea el nuevo Ford Explorer recién desvelado) y en 2020 el SUV 100 % eléctrico inspirado en el Mustang.

Ford C-Max El Ford C-Max dejará de fabricarse en breve y no tendrá sustituto.

Por último, todos los modelos Ford en Europa contarán con una versión electrificada, ya sea de tipo mild hybrid, híbrida, híbrida enchufable o 100 % eléctrica.

Cierre de fábricas y reestructuración de otras

Además de la pérdida de los Ford C-Max y Grand C-Max en la fábrica de Saarlouis, que supondrá la pérdida de empleo para muchas personas (Ford está actualmente negociando con los sindicatos), Ford ya ha tomado la decisión de cerrar la fábrica de cajas de cambio automáticas que posee en Burdeos (Francia) en agosto de 2019. Actualmente emplea a 870 personas y curiosamente, Ford se negó a vender la fábrica al belga Punch -el cual aseguraba que conservaría al menos a 400 personas-.

Si a todo ello le unimos la reestructuración de la sede central de Ford en Reino Unido y el futuro incierto de la joint venture de Ford con Sollers en Rusia (donde se ensamblan una serie de modelos Ford, desde el Fiesta hasta el Explorer), no es de extrañar que Steve Armstrong reconociera a Automotive News que son “miles” los puestos de trabajo de los que prescindirán a lo largo de 2019. Eso sí, Ford asegura querer conseguir bajas voluntarias mediante incentivos en la mayoría de los casos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio