¿Quién dijo que queríamos una mal llamada Fórmula 1 femenina?

¿Quién dijo que queríamos una mal llamada Fórmula 1 femenina?

Publicidad

Cómo decir esto así de primeras sin que suene mal... No os hemos pedido una categoría femenina ni de Fórmula 1 ni de monoplazas. Los problemas que las pilotos se encuentran en su ascenso en las categorías de promoción es que se topan con personas como vosotras que creéis que la mejor forma de ayudarlas a progresar es separarlas del resto de pilotos -hombres, por supuesto, de las mujeres buenas que han ganado no hablamos- para darles visibilidad y todo esto bajo la premisa de que confiáis en que no tienen ningún problema para competir en igualdad de condiciones. ¿Es una broma?

El nacimiento de las W Series es la peor noticia que hemos recibido en los últimos años en cuanto a lucha por los derechos de la mujer respecta. Mientras damos un paso adelante con la noticia de que una expiloto como Susie Wolff -Stoddart antes de casarse con Toto Wolff- pasa a dirigir el equipo Venturi de Fórmula E -avanzadilla de Mercedes en la categoría-, damos diez hacia atrás con la creación de esta categoría que promete tener a una veintena de féminas en pista la próxima primavera. Eso sí, espero que no se crean que serán las mejores porque ellas ya se han posicionado en firmemente en contra.

De Fórmula 1 nada, Fórmula 3 de mujeres

Sophia-Florsch

Ante todo dejar claro que esto no se trata de una Fórmula 1 de mujeres como se ha escrito desde que saltó la noticia en los medios, sino una categoría de promoción que pretende ayudar a las mujeres a llegar a la Fórmula 1. Es necesario aclarar este punto porque los monoplazas que se usarán serán los de la especificación Tatuus F3. Es decir, los que se usan para la Fórmula 3, el tercer peldaño antes de llegar a la máxima categoría. Por encima a día de hoy, estarían la GP3 y la Fórmula 2.

Queremos pensar que la decisión de usar este modelo responde a un tema presupuestario y no que han tenido en cuenta otros factores como falta de habilidades. Además en la nota de prensa que se ha distribuido para dar a conocer la prueba se justifica la creación de la categoría a los problemas que tienen las pilotos para dar el salto de la Fórmula 3 a categorías superiores. Llamadme loca si queréis, pero creo que de pensarlo así habrían elegido cualquier otro monoplaza que les permitiese tener esa oportunidad que aseguran no tienen.

Para darle mayor emoción al asunto además, piensan organizar un proceso de selección en el que elegirán a las mejor cualificadas para asegurarse un nivel. ¿Cuándo habéis visto a un hombre tener que participar en un proceso de selección para acceder a una categoría? No hablamos de los programas de jóvenes pilotos de las marcas que eso es otro tema, sino de un certamen. Solo espero que no se convierta en un circo mediático.

Y para juzgar a estas mujeres, hombres

Newey-Coulthard

Las cabezas visibles de este proyecto de mujeres -por favor, no olvidemos esto- son David Coulthard y Adrian Newey que da la casualidad que la última vez que les vi en persona, si no me equivoco, eran hombres. ¿No había mujeres competentes que asumiesen ese cargo? ¿O es que si las había no quisieron participar de esta parafernalia?

El Director de Comunicación es un hombre, el conocido ex de McLaren Matt Bishop; el Director de Carrera será el también ex de Woking, Dave Ryan...

Para suavizar todo han puesto a una mujer como directora, Catherine Bond Muir. La CEO de este proyecto que hace tan solo unos días retwitteaba en redes sociales la victoria de Ana Carrasco en el Campeonato del Mundo SSP300, que como todos sabemos es un campeonato en el que solo corren mujeres porque ¿cómo si no iba a poder ganarlo? Ya, claro.

Lo único que nos ha quedado claro de todo esto es que la organización es británica y que en base a ello hay que coger con pinzas las declaraciones de más de una cara visible de este mundillo. Es mejor pensar que están trabajando sus contactos y no que han perdido completamente la cabeza.

Pilotos en contra pero también a favor

w-series

Tras el lanzamiento de las W Series ha habido abundante número de pilotos que se han posicionado en contra y en especial las que más énfasis han puesto, han sido ellas. No es la primera vez que se pronuncian, han levantado su voz en contra en multitud de ocasiones pero no se les ha escuchado.

La piloto británica Pippa Mann campeona de las Indy Lights series americanas ha sido tajante: "Qué día más triste para el motorsport. Aquellos que persiguen ayudar a las mujeres pilotos han elegir separarlas en vez de apoyarlas". Ella conocía el proyecto desde hace un año porque intentaron contar con su apoyo pero se opuso.

Aunque también las ha habido que han decidido apoyar el proyecto. Una de las mayores defensoras en los últimos años de proyectos de este estilo ha sido la española Carmen Jordá que ya ha anunciado -como todos esperábamos- al periódico Marca su intención de presentarse a las pruebas de selección. Cabe recordar que ella sí que llegó a GP3 y que sus resultados están a disposición de cualquiera que los quiera consultar.

¿Y cuál es la solución?

No va a ser todo criticar. Que el automovilismo aún es una competición extremadamente machista no lo discute nadie. Que se han hecho avances en este terreno tampoco. Pero aún hay mucho que hacer y hay formas de hacerlo sin hacerles ver a las mujeres que su única forma de destacar es compitiendo entre ellas.

En la Federación Internacional de Automovilismo tienen una comisión centrada expresamente en esto con la Subcampeonato del Mundo de Rallyes Michèle Mouton a la cabeza. Women in Motorsport lleva operando desde 2009 y entre otras actividades acercan el automovilismo a niñas pequeñas que en el futuro no pensarán que lo de pilotar es solo cosas de hombres.

¿No hubiese sido mejor que fundar las W Series, crear un programa similar al que tiene Red Bull? De esta forma podrían apoyar a mujeres a avanzar en su carrera deportiva en vez de separarles y darles premios económicos que no dejan de ser comida para hoy y hambre para mañana.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio