Los coches autónomos tienen una conducción demasiado perfecta, y para los humanos es un problema

Los coches autónomos tienen una conducción demasiado perfecta, y para los humanos es un problema

Publicidad

Hace unos días nos enterábamos de que la flota de Chevy Bolt autónomos de General Motors había tenido decenas de accidentes en sus pruebas por carreteras estadounidenses. No, no es un signo evidente de que la tecnología autónoma está a años luz de ser perfecta. De hecho, es demasiado perfecta. En todos los accidentes los responsables fueron los conductores de vehículos tradicionales.

Y es que los coches autónomos hacen cosas tan locas como pararse por completo en las señales de Stop y conducir sin sobrepasar los límites de velocidad, y esto nos pone de los nervios (lo que se traduce en tocar el claxon). Según Bloomerg, las compañías están trabajando para que conduzcan como humanos, y no como robots. Es decir de forma imperfecta. ¿Una paradoja?

O conducen como los humanos, o no habrá futuro

Boltev Orion Assembly 2

En California, empresas como Cruise Automation de General Motors o Waymo LLC están aumentando las pruebas de vehículos autónomos, y se están encontrando con un escenario deprimente. La tecnología autónoma se comporta adecuadamente en ciudad, los que no nos comportamos somos el resto de conductores. La mayoría de accidentes que se reportaron eran a bajas velocidades, evidenciando un choque cultural entre las máquinas y los humanos.

Para echar más leña al fuego, California ha propuesto relajar las regulaciones en cuanto a las pruebas de vehículos autónomos para que no sea necesario tener a una persona tras el volante, como se venía haciendo.

Como los vehículos autónomos no conducen como las personas, tienen accidentes con ellas, y esto resulta una barrera insalvable si se quiere llevar la convivencia en la carretera a buen puerto. Lo desarrolladores tienen ahora el objetivo de suavizar esa interacción, y que las máquinas conduzcan de manera más humana.

uber

En California, donde es obligatorio dar parte cuando un vehículo autónomo se ve implicado en un accidente, se han registrado un total de 31 colisiones en 2016. En 13 de ellas, el coche autónomo ha sido alcanzado desde la parte trasera por otro vehículo.

Tal y como informa Bloomerg, las colisiones tuvieron lugar casi siempre en intersecciones más que durante un tráfico fluido, sin heridos y a baja velocidad. Así que la tecnología autónoma tendrá que adaptarse a la jungla que supone la conducción urbana: coches mal estacionados, conductores que no respetan límites, ni pasos de peatones, ni señales.

Waymo Autonomous Education Campaign 5

Resulta paradójico que las máquinas tengan que ser menos perfectas si no quieren que la tecnología autónoma convierta la circulación en un caos. Consejo: si alguna vez te encuentras con uno de estos por la calle, no pites, la máquina no acelerará y seguirá parando en cada Stop .

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio