El Volkswagen T-Roc viene con ganas de guerra, con esta variante deportiva R-Line

El Volkswagen T-Roc viene con ganas de guerra, con esta variante deportiva R-Line

Publicidad

En agosto, Volkswagen desvelaba su nuevo SUV compacto, el Volkswagen T-Roc. Marcaba el inicio de la renovación por completo de todas las gamas Volkswagen de aquí a 2020, y ahora lanza su variante más deportiva con el T-Roc R-Line, que veremos muy pronto en el Salón de Frankfurt.

El paquete R-Line añade unos nuevos faros LED traseros, un difusor deportivo color negro, unos nuevos parachoques delantero y trasero y permite elegir entre dos tipos de llantas de aleación: las 'Suzuka' de 19 pulgadas en negro grafito o las 'Sebring' de 18 en gris metálico. El B-SUV viene con ganas de guerra, pero discretamente.

Cambios sutiles que marcan la diferencia

Volkswagen T Roc R Line 3

El T-Roc llega seis años después del Nissan Juke -el inventor del mercado- y cuatro años después del Renault Captur, dejando un inexplicable hueco en el mercado de los B-SUV. Por eso decíamos aquello de "llega tarde a la fiesta, pero lo hace con los deberes hechos". El paquete R-Line del T-Roc añade diferentes componentes en el interior y en el exterior que tratan de resarcirse de esa tardanza.

El kit deportivo se diferencia de su variante estándar en la carrocería, que cuenta con un difusor deportivo de color negro, parachoques delantero y trasero, placas identificatorias con el logotipo R-Line y nuevos faros LED traseros en rojo oscuro.

Volkswagen T Roc R Line 2

En su interior, el kit aporta alfombrillas específicas, pedales de acero inoxidable, volante multifunción de cuero perforado con costuras y logos R-Line que también se ven en la pantalla de bienvenida, palanca de cambios con costuras en contraste y asientos y reposabrazos central de cuero.

Se trata de un paquete que aporta ligeros cambios a un interior clásico, con aires del SEAT Ibiza y del Volkswagen Polo, pero que lo diferencian de la versión estándar.

En cuanto a motorización, no hay novedades con respecto a la gama T-Roc. En gasolina, la gama comienza con el tres cilindros 1.0 TSI de 115 CV para seguir con el 1.5 TSI de 150 CV con desactivación de cilindros, que ya hemos visto en el Volkswagen Golf (único motor que aún no tiene el Q2), y culminar con el 2.0 TSI de 190 CV. En diésel, también son tres las variantes disponibles (todas con sistema SCR). El 1.6 TDI de 115 CV abre la gama y el 2.0 DTI en versión de 150 y 190 CV cierra la oferta.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio