Esta es la peligrosa realidad de conducir por Pajares: un vídeo muestra vertidos de gasóleo en la calzada

Esta es la peligrosa realidad de conducir por Pajares: un vídeo muestra vertidos de gasóleo en la calzada

Publicidad

En el puerto de Pajares se encuentra posiblemente una de las carreteras más icónicas y al mismo tiempo críticas de la geografía española. La carretera N-630 que discurre entre las montañas de la Cordillera Cantábrica con innumerables curvas es la alternativa gratuita a la AP-66, pero también un trayecto bastante peligroso.

En el punto kilométrico 79, un usuario de Facebook ha detenido su ruta habitual para hacer una denuncia en redes sociales: los constantes vertidos de gasóleo sobre la calzada. El vídeo se ha viralizado y lleva casi 12.000 compartidos en la red social.

"Cualquier moto que venga se va al suelo"

El desnivel, los giros cerrados, la humedad habitual y la niebla habitual en la N-630 en su ascenso y descenso hasta los 1.378 metros de altura de su cumbre suponen cierta exigencia para los conductores que eligen esta ruta, pero si añadimos factores adicionales a esta ecuación el riesgo potencial se dispara exponencialmente.

Esto es lo que ha querido denunciar Iván Piñeiro García a través de su página de Facebook con un vídeo que demuestra la falta de criterio a la hora de perseguir ciertas actitudes incívicas en carretera y potencialmente peligrosas, mientras otros factores son altamente perseguidos por la Dirección General de Tráfico.

Senal Deslizante

No hace falta ni completar el vídeo de 2 minutos publicado por Piñeiro para darse cuenta del riesgo extremo que supone cruzar Pajares por lo que según él mismo es una constante en esta carretera de montaña. A su paso por los virajes más cerrados, la fuerza centrífuga hace moverse el gasóleo en los depósitos de los camiones y en algunos casos, el combustible acaba derramado por la carretera.

"Me indigna que haya tanto control para velocidad, para el alcohol... y no se controle a los camiones que pierden gasoil", apunta indignado Piñeiro. Muestra sólo una curva, pero según su denuncia ocurre en cada giro. Algunos tapones de los depósitos de combustible de los camiones no quedan bien cerrados o simplemente no se colocan de la manera correcta, provocando los vertidos involuntarios por simple dejadez.

Gasoil Pajares 1

Tal y como denuncia el usuario, el riesgo para la seguridad de los usuarios de la vía es enorme, además de recalcar que es algo habitual y que ni siquiera se señaliza. El gasóleo reduce notablemente el agarre del asfalto, ya sea sobre una carretera seca o mojada como en este caso, en el que la presencia de agua ayuda a la propagación del combustible.

"Cualquier moto que venga si no anda atento se va al suelo", denuncia Piñeiro, recordando además que este fin de semana se unen dos grandes concentraciones invernales de motoristas en la meseta norte(Pingüinos y La Leyenda Continúa), pero el riesgo es similar para cualquier otro usuario de la carretera.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio