Se rumorea que Volkswagen podría matar sus coches diésel en Australia hacia octubre, debido al WLTP

Se rumorea que Volkswagen podría matar sus coches diésel en Australia hacia octubre, debido al WLTP

Publicidad

El ocaso del diésel amenaza con llegar más pronto que tarde. Según la cabecera australiana Motoring, Volkswagen está a pocos meses de abandonar los últimos motores diésel en Australia, pero se trata de una decisión que nada tiene que ver con el Dieselgate, dicen.

Si no cumplen WLTP, no pueden ir a Australia

Volkswagen Passat Gt 2018

En declaraciones a Motoring, el responsable del grupo en Australia, Michael Bartsch, ha afirmado que "cualquier decisión sobre abandonar el diésel en Australia no está impulsada por el problema de las emisiones", sino más bien por la complejidad que introduce el nuevo ciclo de homologación WLTP (por Worldwide harmonized Light vehicles Test Procedure).

"Uno de los grandes temas con nuestros colegas en Alemania es la complejidad, y tanto si tiene WLTP como si no, la complejidad habría sido un problema", ha dicho Bartsch. Desde septiembre de 2017, todos los vehículos han pasado a otro nivel de homologación; los nuevos valores de consumo ahora se calculan mediante la norma WLTP, un procedimiento a escala mundial que determina nuevos datos de consumo y de emisiones contaminantes en todos los vehículos ligeros.

Volkswagen Dieselgate TDI

Pero para Volkswagen, la adaptación de los motores ante los nuevos ciclos de homologación supone un problema no solo para los diésel, sino también para los gasolina.

Es una cuestión de tiempo, ya que al estar en un mercado "pequeño", no pueden recibir de Alemania los productos a tiempo, según Bartsch. Y es que las normas de la Unión Europea han exigido que los nuevos modelos se sometan a las pruebas a partir del 1 de septiembre de 2017, pero el verdadero desafío para los fabricantes ha sido probar los modelos existentes para el 1 de septiembre de este año.

Muchos modelos han requerido nuevos equipos de emisiones, como filtros de partículas, ya que el WLTP generalmente produce mayores cifras de contaminación, y las estaciones de prueba han estado operando sin parar. Sin embargo, no está claro si todos los modelos pueden certificarse a tiempo.

Así que dicen que el fabricante alemán borrará esta tecnología de su línea de vehículos en octubre.

En Australia, la hecatombe que supuso el escándalo del Dieselgate obligó al Grupo Volkswagen a retirar 100.000 vehículos y el fabricante fue demandado por la Comisión Australiana del Consumidor ante el Tribunal Federal.

Lo cierto es que los motores diésel de Volkswagen representaron solo el 22,2 % de las ventas nacionales en 2017. Ya ha dejado caer el diésel en Australia con el Passat este año y eliminó completamente la línea Jetta. No ha ofrecido un Polo diésel desde 2014, un año antes de que el Dieselgate se hiciera público.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio